24Mayo2017

Error
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 47

 Redacción: Sonia Licona Padilla

Información: Agricelda Martínez

 Red de Mujeres AMARC.- Del 6 al 10 de octubre pasados, se llevó a cabo el 2do Encuentro de Mujeres Comunicadoras Indígenas y Afrodescendientes, en el Centro de las Artes de San Agustín Etla, Oaxaca, que contó con la participación de 82 comunicadoras comunitarias provenientes de distintos estados de la república mexicana y de otros países del sur del continente como Argentina, Perú, Nicaragua y Guatemala.

La idea de convocar al 2do Encuentro de Mujeres Comunicadoras Indígenas y Afrodescendientes, surgió en conjunto con el Centro Cultural España, quienes tienen un proyecto llamado “Ciudadanización digital”, el cual ha sido adaptado para realizarse con mujeres indígenas con el fin de conocer y utilizar las tecnologías de la comunicación e información para hacer florecer las lenguas y costumbres, y las formas de pensar y ver el mundo de las comunicadoras.

Guadalupe Martínez, integrante de la Alianza de Mujeres Indígenas de Centro América y México, señala que los objetivos principales del encuentro fueron unir a las mujeres indígenas comunicadoras para lograr un acercamiento a las tecnologías y herramientas que les ayuden a reflexionar y analizar su realidad; pero también dar a conocer la importancia del derecho al acceso a las tecnologías y el derecho a la información, y realizar un diagnóstico sobre la situación en la que se encuentran las mujer en los medios.

Por otra parte, Tania Alejandra Hernández, comunicadora del estado de Chiapas, destacó que el evento abre la posibilidad de conocer cuál es la situación de las mujeres comunicadoras comunitarias en otros contextos, así como identificar cuáles son sus problemáticas y los obstáculos a los que se enfrentan al ejercer su labor comunicativa, pues no es lo mismo ser una mujer que tiene oportunidades en la ciudad, a las mujeres indígenas quienes enfrentan condiciones históricas más adversas.

Finalmente el grupo organizador hizo una invitación para que las mujeres interesadas en participar en medios comunitarios de comunicación, se animen a hacerlo, pues el derecho a la comunicación es de todas y todos.

 

 

 

*Por Héctor Camera Haro


Con el apoyo de la Fundación de Niños Radio Sudáfrica y del Proyecto Comunidad Radio Juventud y Defensa, el 12 de agosto pasado durante la 11° Conferencia de AMARC en la ciudad de Accra, estuvieron presentes niños, niñas y jóvenes quienes participan en diferentes proyectos de radios comunitarias, procedentes de países como Ghana, Costa de Marfil, Senegal, Nigeria, Tanzania, República Democrática del Congo, Sudáfrica, Zambia y Zanzíbar, entre otras.

En el marco del Día Internacional de la Juventud, durante la conferencia “Juventud y Radio comunitaria” las y los jóvenes expusieron su formación como locutores, reporteros, miembros de los equipos de producción, de soporte tecnológico y otras actividades de las radios, vale la pena señalar que muchas de estas tareas se realizan con la colaboración y supervisión de la UNESCO.

 

Dos mujeres jóvenes originarias de Tanzania expusieron el apoyo de las radios para conocer los derechos de los niños y cómo las radios han ayudado a mejorar la relación con los padres y maestros, a lograr con el auditorio apoyo para atender a niños con problemas, a desarrollar talentos artísticos (canto, música y poesía), mejorando al mismo tiempo los resultados escolares. Una de estas jóvenes relató cómo han podido superar estigmas como el hecho de que los profesores prejuzguen que quienes participan en los proyectos radiofónicos “se creen más listos que los maestros” porque en su trabajo asumen actitudes críticas.

 

Otras dos jóvenes provenientes del norte de Ghana abundaron sobre la manera en que utilizan la radio para evitar la violencia entre los jóvenes y entre la misma población, y destacaron sentirse satisfechas de comprobar que los adultos respetan y apoyan a los jóvenes reporteros.

 

Niñas y niños de Costa de Marfil, quienes vestían camisetas con la leyenda “No temas usar tu voz”, expusieron cómo a través de sus radios denuncian permanentemente la explotación que sufren los niños y niñas de su país en las plantaciones de cacao y en los mercados,

 

Mientras que jóvenes de Sudáfrica informaron sobre el trabajo que realizan 18 emisoras comunitarias, las cuales abordan temas tan importantes como la lucha contra la pobreza, la delincuencia, la prostitución infantil, el desempleo, el machismo, entre otros graves problemas. Las jóvenes sudafricanos informaron cómo a través de la radio tratan de educar al pueblo contra las expresiones de xenofobia, ya que hay una fuerte corriente migratoria de los países más pobres de la zona hacia Sudáfrica: “Antes que sudafricanos, somos africanos”, afirmaron.


Al concluir esta exposición, durante la sesión de preguntas y respuestas, un grupo de jóvenes hizo uso de la palabra y con pancartas intervinieron para pedir más espacios de participación para los jóvenes en las radios comunitarias.


*Representante Nacional AMARC México

*Por Héctor Camero Haro

 


El caso de África…

Uno de los temas centrales durante la pasada 11° Conferencia de AMARC en Ghana, fue justamente sacar de la sombra la realidad que viven los pueblos africanos: una historia de siglos de saqueo y explotación de sus recursos humanos y materiales, visibilizar sus luchas de liberación y por remontar el atraso; destacar el uso de las radios comunitarias como una herramienta para el conocimiento y ejercicio de sus derechos; y también identificar los conflictos que como comunicadores comunitarios enfrentan.

Kwame Karikari, Presidente de la Fundación de Medios para África Occidental y Director de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Ghana, expuso que en su país hay una legislación atrasada respecto a las radios comunitarias, mientras ocurre un abandono de los problemas de las comunidades rurales por los medios estatales y comerciales. El Profesor Karikari, también afirmó que las radios comunitarias no deben ser neutras respecto a los intereses de la comunidad, pues tienen una posición definida por la justicia social, y deben ser movilizadoras.

Otra de las voces que se dieron cita al abordar la problemática, fue Sulemana Brahima, Director Ejecutivo de la Fundación de Medios para África Occidental, quien intervino con el tema “La protección de la seguridad de los periodistas para promover la libertad de expresión”, a partir de la cual denunció los problemas de impunidad en las agresiones contra comunicadores en la zona: “No hay un solo día en que alguno de los 16 países de África Occidental no tengan una denuncia”, afirmó.

El especialista hizo hincapié en que la gravedad de la problemática en Ghana ha logrado atraer el interés de las Naciones Unidas, pues el 80 por ciento de los perpetradores de la violencia son agentes del Estado, y esto ocurre en un país que se hace llamar “de libertades”. Añadió: “es significativo que un movimiento de tres semanas de huelga de médicos no haya sido en demanda de aumento de salarios, sino en protesta por las condiciones en que prestan sus servicios”.

El experto en el uso de las tecnologías de la información aplicadas a causas de justicia social y organización de la comunidad, Valentine Eben, de Camerún, advirtió críticamente que algunas Radios comunitarias se han convertido en juego, en lucro y han perdido su relación con la comunidad, por lo que señaló “es indispensable que la gente se adueñe del proceso de gestión de las radios”.

Finalmente Steve Buckley, ex Presidente Internacional de AMARC y Director General de Community Media Solutions, destacó los esfuerzos llevados a cabo para desarrollar el Proyecto Aswatona que tiene el objetivo de extender los medios comunitarios e independientes en el Medio Oriente y el norte de África. Buckley también comentó que existen radios comunitarias en el norte de África: Argelia, Túnez, Marruecos y Libia y así como en oriente medio: Siria, Jordania y Gaza, emisoras que están dando una lucha por su reconocimiento en la legislación, y que expresan su compromiso con los diferentes sectores de la comunidad

La regulación del sector…

El experto de origen argentino Damián Loreti, durante su ponencia “Medios comunitarios, y la seguridad institucional; la regulación del sector", habló sobre la evolución de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual de Argentina, la cual ofrece indudablemente un modelo de perseverancia y de lucha, pues sus antecedentes se sitúan desde las prohibiciones en materia de libertad de expresión durante la dictadura militar hasta los importantes avances en la legislación actual, cuyos alcances no pueden reducirse solamente a la frontera nacional.

Loreti explicó que tras la caída del régimen militar y después de masivas movilizaciones, se lograron importantes avances en la ley. En la propuesta ciudadana del proyecto de ley, una parte del texto son las reglas en sí mismas, otra parte son notas de derecho comparado y de resoluciones y recomendaciones sobre libertad de expresión que sirven para interpretar el sentido de la ley y una tercera parte son notas al pie, que especifican las personas y organizaciones que tomaron parte en las audiencias públicas para discutir las propuestas; tanto en el texto como en las notas al pie, aparecen principios y citas de Amarc en las definiciones de la ley.

Dada la apretada agenda de AMARC 11, Loreti propuso resumir tres aspectos básicos del proceso argentino:

Primero, el cambio de participantes en el mundo de la comunicación audiovisual que había antes en la ley de la dictadura militar de los 80s, una de las peores en el mundo porque estaba prohibida la radiodifusión no comercial. La razón de ser de la radiodifusión era el lucro, ganar dinero y los únicos que podían hacerlo eran las sociedades con fin de lucro: “En otros países de América Latina el problema era la retención, acá era directamente porque estaban prohibidas. El primer cambio fue la aparición de la radiodifusión sin fines de lucro, las radios comunitarias, otra definición que AMARC ha propuesto a la radio-comunicación”, señaló.

Segundo, la actividad de la radiodifusión pasó de ser una actividad comercial industrial a ser el soporte del ejercicio del derecho a la comunicación y la libertad de expresión, a lo que agregó: “ Esa misma razón de ser determina que el rol que tiene el Estado es la garantía del pluralismo, la diversidad y el derecho a la comunicación de los habitantes de la Argentina”.

El que fuera asesor de AMARC ALC, refirió que: “Se tomaron todos los estándares en las recomendaciones de los Relatores de la Libertad de expresión, tanto en la declaración de principios como en la ejecución de políticas, entre ellas la garantía de un tercio en todas las localizaciones radioeléctricas, en AM FM y TV digital o analógica para los concursos de aplicación de frecuencias. No se fiscaliza el aporte dinerario, no hay subasta, sino concurso con un puntaje establecido por expertos”.

Dicho lo anterior, agregó que hay una excepción a esta regla solamente, en beneficio de las Radios Comunitarias. El Artículo 49 que prevé aplicaciones directas en lugares de vulnerabilidad social y disponibilidad de espectro. En ese caso no se concursa, y hay 250 radios ya adjudicadas en base a esta regla. La lógica general de la ley, es restañar un derecho que había estado prohibido, y al mismo tiempo impulsar la inserción de las Radios Comunitarias plurales de vulnerabilidad social.

Al mismo tiempo, la ley garantiza a los pueblos originarios su reconocimiento como personas de derecho público. Esto para la legislación argentina significa que son preexistentes al Estado argentino. Son primeras naciones, y en su condición de tal se les garantiza sin necesidad de concursos, radios y televisoras en los lugares donde están establecidos.

Tercero, la defensoría del público es otra aportación de esta ley, que funciona como un ombudsman dependiente del parlamento nacional, destinada a fiscalizar en nombre de las audiencias el cumplimiento de la ley por parte de los medios y de las autoridades.

Loreti detalló las siguientes cifras:

Hay actualmente más de 80 solicitudes, de las cuales se otorgaron 50, incluidos una radio y Tv en la Patagonia, zona sur de Argentina. A la fecha hay 692 concursos en ejecución o sea, llamados por el Estado con presentaciones hechas para FM; hay 83 concursos de Tv digital, de los cuales un tercio está llamado en condiciones especiales para las entidades sin fines de lucro.

Hay previsiones específicas en materia de sustentabilidad de la radiodifusión comunitaria, que establecen una asignación obligatoria para un fondo concursable de proyectos de programación y de fortalecimiento de infraestructura de las emisoras, que es el 10 % del total del impuesto que recauda toda la autoridad de aplicación, más o menos, al año pasado 10 millones de dólares, que se reparten en base a concursos con jurados externos a la autoridad de aplicación. Son subsidios, no créditos, o sea, no se devuelve ese dinero.

*Representante Nacional de AMARC- México

Por Erik Coyotl Lozada

 
"La radio indígena es una reivindicación política que ha de restablecer
lo propio de cada pueblo como ejemplo de dignidad y
de grandeza espiritual pero ha de organizarse
con las exigencias que un medio moderno"

 (Virgilio Caballero, antropólogo y periodista)

 

La milpa es uno de los cultivos que ha permanecido después de muchos siglos de su invención. Sin embargo, cuidar la milpa en la actualidad es más complicado que en épocas anteriores porque la calidad de los terrenos es más precaria. Esa milpa, en la comunicación para el desarrollo de los pueblos indígenas y de la sociedad, es la palabra.

 

La palabra es el elemento más antiguo que hasta hoy sigue vigente como instrumento del ser humano para recocernos como sujetos capaces de cambiar nuestra realidad, sin embargo, la palabra también está siendo contaminada como la tierra.

 

 En este contexto, el pasado jueves 16 de Julio en la Biblioteca BS- IBBY México / A leer, se presentó el libro “Haciendo Milpa”, una iniciativa de Redes por la Diversidad, Equidad y Sustentabilidad A.C., que reúne las experiencias vertidas durante el taller “Estrategias de apoyo a la formación de comunicadores indígenas” que se impartió entre formadores y capacitadores de los estados de Oaxaca, Chiapas, Puebla, Veracruz y Michoacán en marzo de 2014.

 

 

Durante la presentación del libro, Leticia Cervantes, integrante de la Organización de Radios Comunitarias e Indígenas de Michoacán (ORCEIM), señaló que “Haciendo Milpa” comparte reflexiones, praxis y sueños de comunicadores como Carlos Placencia, reconocido defensor de la comunicación indígena fallecido el pasado 21 de junio.

 

Por su parte Eugenio Bermejillo, coordinador de la Red de Comunicadores Boca de Polen dijo que muchos de los radialistas dedican gran parte de su tiempo a capacitar a nuevos compañeros debido a la rotación constante de voluntarios en las radios. Eugenio expresó que uno de los retos es generar una mayor permanencia de la gente en los proyectos radiofónicos y que la capacitación no sea sólo en cuestión técnicas.

 

Mientras tanto el periodista y antropólogo Virgilio Caballero señaló que “lo indígena tiene que ser antes que nada una reivindicación política por encima de todo”. Por ello aseguró que debe haber también una reivindicación política de la radio comunitaria y la radio indígena, pues deben partir de la denuncia de lo que es la vida de los pueblos indígenas, reestableciendo lo propio de cada pueblo como ejemplo de dignidad y de grandeza espiritual, por lo que han de organizarse con las exigencias que un medio moderno plantea y esto es solo posible a través de la formación.

 

Finalmente  Virgilio Caballero también expresó que la indignación en que hoy viven nuestros pueblos hace que la comunicación comunitaria-indígena sea más necesaria que antes. “Si la radio comunitaria, la radio indígena, la radio y la televisión pública no cumplen con su papel liberador de la sociedad, no tiene justificación alguna su existencia”, comentó el periodista.

 

 

 

 

Un largo sendero marcado por huellas de luchas de esperanzas remotas, de reclamos no escuchados, de esfuerzos menospreciados, de comunidades atropelladas, de equipos secuestrados, de comunicadores populares tratados como delincuentes, culminó con el reconocimiento constitucional de los medios indígenas y comunitarios como sector social de la comunicación, hace dos años, y con la publicación de la ley secundaria que permitiría el acceso de las comunidades indígenas y urbanas y rurales pobres a las concesiones hace uno, el 14 de julio de 2014.

Sin embargo, un año después de la publicación de la Ley, la desproporción entre los sectores comercial, público y social que ocupan el espectro, sigue siendo colosal. En un extremo, los poderosos concentradores de los medios, usufructuarios de siempre de este bien nacional como patrimonio privado, aprovechan los avances tecnológicos y las limitaciones de la nueva ley frente a los monopolios para consolidar su poder.

En el otro extremo, los medios de uso social comunitarios e indígenas, no han podido beneficiarse de los aspectos positivos de la ley, por el ritmo impuesto por el IFT para la aprobación de los lineamientos generales para el otorgamiento de las concesiones, que ha sido exactamente de un año. Un largo año que sin embargo, no dio tiempo para una satisfactoria consulta indígena de acuerdo a las normas nacionales e internacionales. De la aprobación de estos lineamientos dependen las nuevas solicitudes de frecuencias, y de dicha aprobación ha hecho depender el IFT el tránsito de las actuales radios permisionadas al régimen de concesionarias de uso social comunitarias e indígenas.
Todavía más: al no tener este reconocimiento por la falta de lineamientos, las radios comunitarias e indígenas que transmiten actualmente en calidad de permisionadas no han podido tener acceso a la fuente de financiamiento aprobada desde hace un año en la nueva ley, a través de la disposición del artículo 89, fr. VII, respecto a la aplicación del 1 % de los presupuestos de comunicación social de las dependencias federales para venta de publicidad por los medios comunitarios e indígenas.

AMARC México ha demandado al IFT el reconocimiento sin más demoras, de sus radios asociadas actualmente permisionadas, como concesionarias indígenas y comunitarias, ya que fue en esa calidad que la extinta COFETEL autorizó los permisos, y las características que define la ley actual son las mismas que se aprobaron en aquel entonces. La negativa del IFT a acceder a esta justa demanda implica, por una parte, aplicar retroactividad a la ley, y por otra, una actitud discriminatoria que cancela a las radios comunitarias e indígenas de Amarc la posibilidad de obtener recursos legítimos para su autosostenimiento.

En esta demanda, AMARC México se ha apoyado en la opinión autorizada del Consejo Consultivo del IFT, que publicó una recomendación para el reconocimiento inmediato de las permisionadas como concesionarias comunitarias e indígenas, o bien, para emitir una constancia que permita a estos medios gestionar los recursos señalados en el art. 89 antes de que éstos sean agotados.
A un año de gestión bajo la nueva ley, las condiciones indeseables de un oligopolio en un extremo y de las radios pobres, pocas y pequeñas en el otro extremo del espectro nacional siguen existiendo. Demandamos al IFT a aplicar la voluntad política para corregir esta asimetría que violenta el derecho del pueblo mexicano a la líbertad de expresión e información, lo cual no significa torcer los criterios legales, sino interpretar la ley con sentido de justicia social.

Héctor Camero Haro
Representante Nacional AMARC-México
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

AMARC-MX, 9 de julio de 2015. Las radios comunitarias e indígenas integrantes de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias capítulo México, señalamos que a un año de haber sido publicada la Ley de Telecomunicaciones y Radiodifusión, el 14 de julio de 2014, continuamos transmitiendo en calidad de permisionadas, y al concluir la primera mitad del año en curso aún no hemos podido acceder al título de concesión de uso social comunitario e indígena, y por lo tanto tampoco a los recursos autorizados en el artículo 89 de dicha ley sobre las formas para la obtención de ingresos, que en la fracción VII establece:

"Venta de publicidad a los entes públicos federales, los cuales destinarán el uno por ciento del monto para servicios de comunicación social y publicidad autorizado en sus respectivos presupuestos al conjunto de concesiones de uso social comunitarias e indígenas del país, el cual se distribuirá de forma equitativa entre las concesiones existentes. Las Entidades Federativas y Municipios podrán autorizar hasta el uno por ciento para dicho fin de conformidad con sus respectivos presupuestos".

Preocupadas profundamente por el retraso de nuestro reconocimiento como concesiones de uso social comunitarias e indígenas, que a su vez nos impide comenzar a trazar la ruta para acceder al 1% y, contemplado el posible agotamiento de los presupuestos destinados este año por las dependencias arriba citadas, es que hacemos un llamado público al pleno del Instituto Federal de Telecomunicaciones para que a la brevedad resuelva las solicitudes de transición de radios permisionadas a concesiones de uso social comunitario e indígena según sea el caso, que fueron entregadas el 24 de junio pasado, documentos en los que justificamos el cumplimiento de los requisitos establecidos en el artículo 67, fracción IV de la LFTR.

O en su defecto, el IFT nos emita una constancia donde reconozca nuestra naturaleza como medios comunitariaos e indígenas, para de esta forma acceder a los recursos que por ley nos corresponden, recomendación hecha por el Consejo Consultivo del mismo instituto durante su sesión ordinaria del 23 de abril del presente.

Afirmamos junto con el Consejo Consultivo del Instituto que "es necesario que el IFT facilite los trámites a estos operadores, pues de otra manera por la vía de los hechos sería el propio Instituto el que estaría impidiendo el acceso a recursos económicos a las comunidades indígenas y otras en condición de vulnerabilidad, ya que no pueden acudir a las instituciones federales, estatales y municipales si no demuestran el reconocimiento del IFT como concesionarios de uso social comunitario e indígena en este año fiscal, debido a los retrasos del propio IFT".

En ese sentido, otra preocupación que nos atañe es que no existe claridad sobre los montos y el mecanismo para la asignación equitativa de dichos recursos contemplados en la ley para las radios comunitarias e indígenas. Por esta razón, nos unimos a los señalamientos emitidos por distintas organizaciones, pues a tres años del gobierno de Enrique Peña Nieto, a la fecha no se ha reformado la compra de publicidad oficial por parte de las entidades de gobierno, predominando la no transparencia y la discrecionalidad en el otorgamiento de los recursos.

Es urgente que el ejecutivo cumpla con los compromisos asumidos durante su primer año de gobierno a favor de una reglamentación que regule la compra de publicidad oficial de los gobiernos federal, estatal y municipal, y que agilice y facilite el derecho de las concesiones de uso social comunitarias e indígenas a acceder al 1% del monto para servicios de comunicación social y publicidad.

Para hacer pública una vez más nuestra exigencia, representantes de 18 radios integrantes de la AMARC-México, distribuidas en diferentes entidades del país, nos reuniremos en el edificio sede del IFT el próximo viernes 10 de julio a las 11 de la mañana, esperando de esa autoridad normativa la receptividad y sensibilidad necesarias para resolver favorablemente estas solicitudes.

AMARC, Asociación Mundial de Radios Comunitarias-México

FUNDAR, Centro de análisis e investigación

AMEDI, Asociación Mexicana de Derecho a la Información

Página 2 de 8

Vista Hermosa #89  Col Portales  
Del. Benito Juiárez 
México, D.F.  C.P. 03300  México
Tel. 5672-4961 y 62646668

Conecta con AMARC